www.erneslot.es www.erneslot.es English Version
Porshe 959

Porsche 959

En 1981 Porsche comenzó el desarrollo de un modelo sobre la base del 911 para hacerlo competir en el campeonato del mundo de rallys dentro del grupo B. Los motores turbo multiválvulas, la tracción integral y las carrocerías de materiales compuestos eran el camino a seguir en aquel momento en el desarrollo de un coche de rally y al igual que el resto de los fabricantes (Audi, Lancia, Peugeot...) Porche siguió el mismo camino.

A parte de la competición, con el desarrollo de un nuevo modelo Porsche pretendía explorar nuevas posibilidades para sus futuros modelos de calle y mejorar una gama que en el aquel momento formaban tres coches, el 924, el 911 y el 928.

La complejidad técnica del coche, por una parte, y la supresión del grupo B para participar en el WRC, por otra, demoraron el desarrollo del coche durante casi 6 años. El prototipo "Gruppe B" se presentó en el salón de Frankfurt de 1983, y marcaba las líneas maestras del nuevo modelo, de una aerodinámica muy elaborada pero que permitía identificar perfectamente el modelo 911 de partida. Esta es una foto de dicho prototipo:

Porshe 959

A medida que se trabajaba sobre el prototipo durante los dos años siguientes, la carrocería sufrió modificaciones, siendo las mas evidentes las aberturas para las entradas y salidas de aire para la refrigeración de frenos y motor. A mediados de 1985 se presentó el prototipo definitivo, denominado F-3, con el aspecto que tendría el coche de serie. Dicho prototipo no se conserva ya que fue destruido en las pruebas de choque.

En 1987 salió de la cadena de montaje el primero de los 283 Porsche 959 que se construyeron. Su motor de 2851 c.c. (Typ 959/50) derivado del que movió al 935/78 Moby Dick, con cuatro válvulas por cilindro, inyeccion Bosch Motronic y doble turbo movía sin problemas el coche gracias a los 450 c.v. a 6500 rpm que entregaba. Para transmitir semejante potencia (en 1987 era una cifra exagerada) al suelo, el coche equipaba una caja de cambios de 6 relaciones y tracción a las 4 ruedas regulada por el sistema PSK. En lugar de un diferencial central del tipo Torsen, como el que montaban los Audi Quattro, el diferencial central del 959 era un acoplamiento viscoso capaz de repartir el par entre ambos ejes. Unos sensores medían la velocidad y deslizamiento de cada rueda, las revoluciones del motor y el ángulo de giro de la dirección para determinar el grado de adherencia de cada rueda y así variar el reparto de la potencia entre cada eje. En condiciones normales, el reparto era de 40 % para eje delantero y 60% para el eje trasero, llegado a un reparto de 20/80 en condiciones de aceleración.
La suspensión del coche también derivaba directamente de la competición, con un esquema de triángulos superpuestos y muelles helicoidales, con doble amortiguador por rueda y control de nivelación, el coche disminuía su altura automáticamente a medida que aumentaba de velocidad para aumentar su estabilidad.
Con todo ello, el coche se convirtió en su lanzamiento en el coche de serie más rápido del momento, con una velocidad punta de 316 km/h y 3,9 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h. Cifras que en poco tiempo fueron batidas por su rival, el Ferrari F40.

Porshe 959 Porshe 959

En el siguiente enlace podéis encontrar cantidad de fotos del coche, algunas de las partes mecánicas muy interesantes:

http://www.959registry.org

Respecto a la reproducción del coche en escala 1/32, Exin presentó su modelo 959 en 1988 con referencia 4083, en tres colores diferentes, negro, rojo y blanco, y se fabricó en diferentes versiones hasta 1996. Fue el primer modelo de Exin en llevar tracción integral mediante piñones y no mediante poleas como en otros modelos anteriores. Se trataba de una reproducción muy acertada y bien hecha, muy ajustada a la escala aunque un poco alto y largo, y con gran cantidad de detalles de calidad, como son todas las entradas y salidas de aire muy bien reproducidas. Debido a su altura y estrechez y las características del chasis que montaba, el coche tenía un buen comportamiento en pista pero no comparable a otros modelos de EXIN como el Lancia 037 o el Ferrari GTO.

Años después, la editorial Altaya recuperó el molde de Exin para hacer una nueva versión del modelo para su colección "Duelos Míticos", en este caso reproducía sobre la carrocería de un 959 la decoración del Porsche 961 que participó en las 24 horas de Le Mans de 1987. A pesar de que el 961 era la evolución del 959 para competir en circuitos, las diferencias entre ambos era más que evidentes dando como resultado una reproducción bastante floja.

Porshe 959

Llevaba tiempo con la idea de pulir los escasos defectos del 959 de Exin y hacer la versión de calle del modelo. Y si bien prefiero siempre los coches de competición en este caso, como con el 911 SC, haré una excepción.

Es muy importante el trabajo de documentación antes de empezar con las transformaciones para planificar bien el trabajo. Nos permite saber las medidas del coche real y luego pasarlas a escala 1/32 para saber si el modelo está bien escalado, observar fotos del coche desde diferentes ángulos nos permite saber que partes están bien reproducidas y cuales no.
Por otra parte, observar la maqueta de partida nos servirá para ver las modificaciones que tenemos que hacer, si hay que quitar rebabas del molde, si falta alguna abertura en la carrocería, o cualquier otra cosa. Después de estudiar la documentación con detenimiento y el modelo de partida dos cosas resultaron evidentes:

  • El modelo a escala es más alto y largo de lo que debería ser si se hubiera respetado las medias del coche original a escala 1/32. La longitud no la voy a tocar, es poca la diferencia. Pero la altura si, y es que la maqueta tiene un milímetro de altura mas del que debería tener y afecta al aspecto general de la reproducción.
  • Cuando observaba los laterales del coche, daba la impresión de que la carrocería estaba descuadrada, ya que las distancias entre las ruedas y la carrocería eran diferentes a ambos lados. Coloqué la carrocería sobre un papel milimetrado para comprobarlo y las medias en ambos lados eran correctas, lo mismo ocurrió con el chasis, entonces ¿porque cuando colocaba el chasis con la carrocería las ruedas quedaban a distinta distancia en cada lado? Deduje que el problema es que lo que estaba mal era la posición en que el chasis se anclaba a la carrocería, como efectivamente así fue.

Afortunadamente, pude resolver los dos problemas con un solo trabajo. Corté los soportes de la carrocería y coloqué unos nuevos más cortos en la posición adecuada. De este modo, rebajé la altura de la carrocería en 1 milímetro, y coloqué el chasis de nuevo en la posición correcta respecto a la carrocería para que las cuatro ruedas quedaran a la misma distancia de la carrocería.

Esta es una foto del coche original:

Porshe 959

Y así quedó el coche tras rebajar su altura:

Porshe 959

Como podéis ver, un cambio sustancial y a mejor. Después, despinté la carrocería como siempre hago.

El exterior del coche no tenía muchos cambios de modo que decidí empezar con los cambios en el interior. Como en tantos otros modelos, la bandeja de pilotos era muy sencilla y me propuse mejorarla un poco. Esta es la bandeja original.

Porshe 959

Primero, sustituir el salpicadero del modelo por uno clonado en resina mucho más detallado que el que llevaba el coche. Es el mismo salpicadero que he utilizado en otras transformaciones, como por ejemplo la del Porsche 935.

Porshe 959

A pesar de que el motor deja poco espacio, pensé en darle algo más de profundidad a la bandeja para ganar en detalles, para ello, corté el interior y pegué alrededor unas tiras de plástico. Como fondo de la bandeja pegué una plancha de plástico recortada de una tarjeta de crédito.

Porshe 959

Como el ajuste de los laterales del cristal y la bandeja no era bueno, pegué una tira de plástico para rellenar el hueco entre ambas piezas. En la foto aparece señalada con una flecha.

Porshe 959

Los asientos los quise hacer desde cero porque los que incluía el coche eran feos y además no se parecían en nada a los que equipaba el Porsche 959, con su característico reposacabezas integrado. Para ello, dibujé y recorté el contorno en una fina tira de plástico,...

Porshe 959

...pegué masilla para darle volumen,...

Porshe 959

...y tras darle la forma definitiva con papel de lija, para no repetir el trabajo para hacer el otro, usé el asiento acabado como modelo para hacer copias en resina de poliuretano.

Porshe 959 Porshe 959

Los asientos traseros los hice de una única pieza con tiras de plástico y masilla del mismo modo que los asientos delanteros.

Porshe 959

Y así quedan los asientos colocados en la bandeja:

Porshe 959

Una de las pocas modificaciones de la carrocería que hice fué reducir el tamaño de la rejilla del motor. Me parecía un poco grande en comparación con las rejillas de otras reproducciones del coche a escala 1/32 (por ejemplo la de Fly Car Model) y decidí hacer la un poco más pequeña. Para ellos corte con un cutter una fina tira de la parte inferior...

Porshe 959

...que quito y remato con cuidado.

Porshe 959

En la carrocería, suplementé con una tira de plástico la parte donde va encajada la rejilla (marcada en la foto con una flecha),

Porshe 959

y una vez encajada la rejilla queda así:

Porshe 959

En la reproducción a escala, un trozo de la parte trasera del coche estaba reproducido en la carrocería y otro en el chasis. En el chasis estaba incluida la zona inferior, con la reproducción de las salidas de aire que tenía el coche a cada lado de los tubos de escape. Corté la parte del chasis y se la pegué a la carrocería con pegamento bicomponente. Además ensaché las salidas de aire de los laterales que eran un poco pequeñas.

Porshe 959

Nunca me han gustado los faros de esta reproducción del 959, demasiado ovalados y alargados. Para modificar su forma pegué por el interior unas piezas de plástico y alrededor de los faros pegué un poco de masilla.

Porshe 959

Después de dar la forma a los faros pegué otras piezas de plástico encima de los huecos de los faros para hacer el cerquillo del faro como se puede ver en las siguientes fotos, en la derecha está el faro con la pieza de plástico pegada y en la izquierda con la misma pieza de plástico ya trabajada, con el hueco abierto para el faro y rebajada hasta dejar un cerquillo más parecido al del coche original.

Porshe 959 Porshe 959

Por otra parte, y aunque no se aprecia en las fotos, redondeé las cuatro esquinas de la carrocería porque en la reproducción las aristas eran demasiado pronunciadas en comparación con el modelo original.

Con dos piezas de plástico cortadas de un tubo fino hice las cubiertas de los lavafaros que pegué en su lugar correspondiente.

Porshe 959

La toma de aire trasera tenía una forma incorrecta, que corregí pegando un poco de masilla en la parte inferior para hacerla más pequeña y con una forma más adecuada.

Porshe 959

En la maqueta, el alerón trasero es una pieza independiente del resto de la carrocería. Debido a esto, las hendiduras de la carrocería eran demasiado grandes. Pegué el alerón a la carrocería, con un poco de masilla cerré las hendiduras y las volví a marcar mas estrechas.

Porshe 959

Tras una mano de imprimación gris para sacar defectos apliqué masilla putty de Tamiya para corregir los pegueños arañazos que salpicaban la carrocería. Como no me gustaban las salidas de aire a cada lado de los tubos de escape las reconstruí de nuevo con un resultado mucho mas correcto.

Porshe 959

Como último paso antes de la decoración estreché las ruedas. El coche original montaba unos neumáticos de medidas 235/45 delante y 255/40 detrás montados en unas llantas de magnesio de 17 pulgadas. La reproducción de las llantas en el modelo a escala es muy buena, pero son demasiado anchas, de modo que las estreché hasta dejarlas en 8 milímetros aproximadamente (que se correspondería con las ruedas traseras a escala). En comparación con las ruedas que montaba originalmente (las de la derecha en la siguiente foto) el cambio aporta mucho realismo al modelo.

Porshe 959

Acabada toda la parte de modelado, pasé a la de pintura. La decoración elegida fue la de un coche de calle, de color azul marino metalizado. El color elegido surgío de mezclar los colores azul marino X-4 y el plata cromado X-11, ambos acrílicos de Tamiya. La pintura la apliqué con el aerógrafo y el resultado se aprecia en las siguientes fotos.

Porshe 959 Porshe 959

Tras dejar secar bien la pintura, le apliqué dos manos de barniz Duplicolor bicapa. El resultado me ha gustado a medias. Es un barniz bastante agresivo por lo que lo apliqué en dos capas muy finas esperando un día de secado entre cada una de ellas. Aun así, si nos fijamos con atención, se aprecia que en algunos puntos, por ejemplo en los marcos de las puertas pintados de negro, ha arrastrado un poco la pintura, aunque se nota muy poco. Como tras la segunda mano había quedado con un ligero efecto "piel de naranja" le pase un trapo de algodón impregnado en pulimento Tamiya, consiguiendo un resultado muy bueno sin llegar a dejar la carrocería como un espejo. Al ser la primera vez que utilizaba el pulimento no quería estropear el trabajo.

Los faros los pinté como suelo hacer, primero una capa de esmalte plateado y luego pintura transparente Tamiya roja y naranja.

Porshe 959

Con el interior no me esmeré demasiado. El conductor, hecho con resina, está pintado con colores acrílicos Vallejo, y el resto del interior con gris brillante acrílico de Tamiya intentando imitar el cuero gris. Una alfiler para simular la palanca de cambios y poco más. No es un dechado de detalles pero me gusta el resultado.

Porshe 959 Porshe 959

Y como último detalle, acoplé a las llantas unos discos de freno procedentes de llantas Ninco como se aprecia en las siguientes fotos:

Porshe 959 Porshe 959

Para finalizar la decoración, únicamente quedaban colocar al coche unas placas de matrícula hechas con el ordenador en papel de calca blanca,...

Porshe 959

...que puestas quedan así:

Porshe 959

Tras colocar las calcas, otra capa de barniz y una pasada con pulimento por toda la superficie. Acabado el trabajo sobre la carrocería, restaba montar todas las piezas del coche para finalizar el trabajo:

Porshe 959 Porshe 959 Porshe 959 Porshe 959 Porshe 959 Porshe 959

A pesar de poner mucho cuidado el barniz ha atacado la pintura en algunos puntos, es especialmente evidente cómo ha atacado la pintura en el capó, aunque si nos fijamos detenidamente también ha estropeado los marcos de las ventanilla... Me fastidia un poco porque al final el barniz ha deslucido el trabajo, que me estaba gustando bastante. Afortunadamente otros detalles, como el color de los faros o el interior me gustan mucho mas. Creo que no voy a volver a utilizar el barniz Duplicolor, al menos con pintura acrílica.

Ir al comienzo

Añadir a favoritos | Mapa de la web

Actualizaciones quincenales, nuevos coches y más en www.erneslot.es

Valid HTML 4.01 Strict ¡CSS válido!